El Océano de Nuestra Mente

Meditación en Tarrito de Curry

Medita con nosotros el 15 de enero en nuestra sede de Tarrito de Curry:

  • Ceremonia de meditación para comenzar el año en armonía.
  • A las 20:30 comenzaremos con una merienda disfrutando de las tartas veganas e infusiones ayurvédicas.
  • A las 21:00 horas comenzará la meditación Tratak con canto de Mantras y ceremonia de la luz.

RESERVA TU PLAZA

Fecha
Viernes 15 de enero 2016

Hora
De las 20:30 a las 22:00 horas

Ubicación
Tarrito de Curry - Centro de Terapias Naturales Alzentro
Calle Alonso Heredia, 5 (Metro Diego de León)
28028 Madrid

Teléfonos de contacto
622 452 702 / 626 990 685

Cuando meditamos descendemos a la calma y paz absoluta de nuestro ser.  Para vivir en paz, sin miedos y más felices

El Océano es como nuestra mente.  En la superficie hay grandes olas que mueren pequeñas en la costa.  Una tras otra.

Una ola empuja a otra y a otra, en movimiento permanente hasta morir en la playa.  A veces hay vientos y tempestades que desatan olas gigantes e incontrolables y otras veces podemos ver el mar como una balsa, como un espejo de quietud.

Pero si descendemos a las profundidades del mar las olas desaparecen y cuanto más penetramos en el Océano más calma encontramos; y allí, en las profundidades, en una paz absoluta se generará la vida y el movimiento.

Las olas son nuestros pensamientos y nuestra mente es el Océano.  Cuando meditamos dejamos correr los pensamientos como olitas que se empujan para poder descender a la calma y paz absoluta de nuestro ser. 

Solamente desde la paz absoluta, en armonía con nosotros mismos y el Universo, aprenderemos a vivir la vida de otro modo, con más paz, sin miedos, deseando menos cosas y con más felicidad.

"La ceremonia ... una maravilla"

"Gracias a Alejandra, Emilio, Isabel y a todos los que habéis participado en la organización"

- Maria Antonia (Asistió a la Ceremonia de meditación de Celebremos el Amor)

Sobre la meditación Tratak

La práctica yóguica del tratak es un ejercicio excelente para desarrollar la concentración.  Es uno de los seis ejercicios purificantes del yoga conocidos como kriyas y ejercita el sentido de la vista.  Se trata de mirar un objeto o un punto sin parpadear y, a continuación, cerrar los ojos y visualizar el objeto en el punto situado entre las cejas.  La habitación debe estar en penumbra y bien protegida de las corrientes de aire para que la llama de la vela sea constante. Relaje el cuerpo y la mente.

Relaja tu cuerpo y tu mente

Siéntate en una posición cómoda, con las piernas cruzadas.

Pon una vela a la altura de los ojos y a un brazo de distancia.

​Controla tu respiración durante dos o tres minutos.

Concéntrate en la llama

Mira fijamente a la llama con los ojos abiertos durante un minuto, parpadeando lo menos posible.  Es posible que se derramen algunas lágrimas.

Continúa mirando fijamente la llama sin forzar demasiado la vista.  Siempre que tu mente desvíe su atención, hazla regresar a la llama.

Visualiza tu interior

Cierra los ojos, relaja los músculos de los ojos y visualiza suavemente la llama entre las cejas, durante el mismo período de tiempo en que estuviste concentrado en la llama.

​Practica el ejercicio sólo durante un minuto el primer día, y aumenta el tiempo cada semana hasta que alcance la media hora.

Es importante ser constante y sistemático y, a su debido tiempo, visualizarás la llama de la vela muy claramente, incluso sin la presencia de la misma.  Este ejercicio estimula el cerebro y los centros nerviosos, fortalece la vista, estabiliza los desvíos de atención de la mente y ayuda mucho a concentrarse.

Del libro “Cómo practicar la meditación” del Centro Sivananda Yoga Vedanta

"Sois un amor y sabéis transmitir con esa humildad el AMOR"

"Emilio, me encantas y que lo sepas.  Alejandra, gracias por todo"

- Gabina (Asistió a la Ceremonia de meditación de Celebremos el Amor)

Nuestro maestro Sivadas dirigirá la meditación:

Emilio  Rodríguez 

Profesor de Hatha Yoga, Centro Sivananda, Vrindavan, India.

Más información:

Práctica de Meditación Vipassana con varios retiros en Asia y Europa.
Práctica de Hatha Yoga en la India, Tailandia y Nepal.
Masaje Tailandés en Chiang Mai, Tailandia.
Masaje Tailandés estilo Wat Po en Bangkok, Tailandia.